Realizando el potencial del Aikido (II), por Stan Pranin

Morihei Ueshiba practicando El Fundador mantuvo una buena forma física hasta una avanzada edad

Hoy en Aikido en Línea seguimos con la segunda parte de la traducción del excelente artículo de Stan Pranin sobre cómo, en su opinión, se puede realizar el potencial del Aikido en toda su amplitud. En esta ocasión, el autor termina el diagnóstico de porqué a veces nuestro Aikido no es todo lo marcial que debería ser. Dejaremos los remedios para la tercera y última parte. ¡Qué lo disfrutéis!.

Realizando el potencial del Aikido (II)

Uso de la fuerza y proyecciones “basadas en la fe”

La consecuencia lógica de los lapsos de formación anteriores es la ejecución de proyecciones e inmovilizaciones descuidadas e imprecisas. Dado que no se logra el control completo del atacante, a menudo se hace necesario que la persona que proyecta recurra a la fuerza física con el fin de completar la técnica. Esto lleva a accidentes y aumenta el riesgo de lesiones .
Otro escenario es aquel en el que ninguno de los dos compañeros de práctica aplica un esfuerzo serio en la técnica y la interacción entre ellos es poco más que una colaboración coreografiada.
El progreso de los practicantes que se entrenan en un entorno en el que la tensión marcial está ausente, y donde no se respetan los principios de formación básicos, será necesariamente más lento. Lo que es peor, algunos de los que son producto de este tipo de entorno de formación va a mantener la ilusión de que sus habilidades serían viables en una situación realista.

Prematura decadencia física de los instructores.

Morihei Ueshiba practicando

El Fundador mantuvo una buena forma física hasta una avanzada edad

Sospecho que cierto segmento del mundo del Aikido estaría de acuerdo con las observaciones anteriores. Sin embargo, el próximo tema que voy a abordar, sin duda, provocará controversia en muchos sectores. En mis 40 años de entrenamiento en el Aikido he observado cómo numerosos profesores pasan de su mejor momento físico a un estado de deterioro de la salud y, en el caso de algunos, a una muerte prematura. Con demasiada frecuencia se ha acelerado el proceso de envejecimiento, por otro lado inevitable, debido a malas elecciones de estilo de vida. A medida que su cuerpo envejece, los maestros frecuentemente adaptan sus técnicas para compensar sus dolencias físicas y la disminución de la capacidad de movimiento. Además , dejan de participar en la práctica de “dar y recibir “, donde se alternan los papeles de uke (atacante) y nage (persona que proyecta). Se convierten en ” maestros”, pero dejan de ser “practicantes” en la forma en que practicaban durante sus años formativos.
El retiro de los maestros de la práctica de entrenamiento, sea este resultado o no de una decisión consciente, tiene efectos de largo alcance en sus carreras de aikido. Al dejar de hacer ejercicios de calentamiento y realizar caídas , socavan su nivel de acondicionamiento físico y flexibilidad. Centrándose exclusivamente en proyectar contribuyen a un debilitamiento general de la estructura corporal y el tono muscular, lo que invita a lesiones.
Ya que los maestros rara vez practican con sus pares más allá de un cierto punto en su formación, colocan un tope artificial en su progreso, porque su grupo de compañeros de entrenamiento se limitará principalmente a sus propios estudiantes, que son casi siempre de un nivel de habilidad menor .

Remedios

Mucho de lo que necesita ser realizado para restaurar la naturaleza marcial del Aikido, de acuerdo con la visión de O Sensei, tiene que ver con corregir los pobres hábitos de entrenamiento mencionados más arriba. A continuación exponemos una lista de pasos concretos, que pueden ser tomados, y que revolucionarían el Aikido y restaurarían gran parte de su gran potencial como fuerza para la mejora de la sociedad.

(Continuará en la tercera parte).

¿Dudas, aclaraciones, reprimendas?. Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: