¿Quién es tu maestro?

La relación entre maestro y discípulo, en las artes más tradicionales, va más allá de el mero aprendizaje marcial.

A continuación os traemos un nuevo artículo en Aikido en Línea, una traducción de un post del siempre interesante blog de Peter Boylan, realizada por nuestro amigo Juantxo Ruiz. Es una interesante reflexión sobre el rol del maestro más allá de la instrucción en artes marciales. Esperemos que sea de vuestro interés. ¡Muchas gracias por vuestra atención!

Mis maestros están en Japón. Estas son las personas a las que busco, no solo por cómo debería ser mi budo, sino también por cómo aspiro a ser como humano. Un verdadero maestro no es solo alguien de quien se aprende excelencia técnica, sino también excelencia humana. En el dojo entrenamos toscamente la mayoría de las expresiones básicas de conflicto, poder y vida. No creo que sea posible aprender lecciones crudas y fundamentales, como la forma de lanzar, golpear, estrangular y quebrar a un ser humano sin aprender otras lecciones sobre cómo vivir de las personas que enseñan.

En el dojo estudiamos y practicamos bajo la estrecha dirección de nuestros maestros. No hay otra manera de hacerlo de forma segura. Todos mis maestros se han ganado mi respeto y amor no solo por su habilidad técnica (que es enorme) sino también por la humanidad con la que lideran y enseñan. Mis maestros, las personas que reclamo como tales de buena gana, y quienes, lo digo humilde y orgullosamente, me reclaman libremente como sus estudiantes, son seres humanos. Tienen defectos y debilidades. También son notables los budoka que continúan trabajando para mejorar su budo, su comprensión y ellos mismos.

He conocido a mis maestros, he entrenado con ellos, me han regañado y he recibido ocasionalmente un “OK” de ellos (ese es el mayor elogio que les he escuchado dar). En el dojo nos hemos ganado la confianza de los demás. He entrenado con mis profesores por más de 25 años. En cada paso del camino, he aprendido que son seres humanos ejemplares. Sé que no se puede decir de todos los que enseñan artes marciales, y tengo mucha suerte de haber encontrado maestros de tan alta calidad.

La trayectoria en el Budo de Kiyama Sensei se remonta a la década de 1930 con entrenamiento en judo, kendo, iaido y jukendo en la escuela durante la guerra de Japón. Ha visto casi todos los excesos que se pueden cometer en nombre del desarrollo del espíritu y  de la técnica de un estudiante. Puede recordar el entrenamiento en kendo bogu (armadura) en el calor del verano hasta que la gente tenia que ir al lado para vomitar, para luego regresar y continuar el entrenamiento. Esto se suponía que debía desarrollar el espíritu. En cambio, señala que murieron personas con demasiada frecuencia a causa de los efectos de ese tipo de entrenamiento, por lo que no enseña de esa manera.

Kiyama Sensei es mi segundo maestro de iaido. Mi primer maestro, Takada Shigeo Sensei, me presentó a Kiyama Sensei al principio de mi viaje de iaido como un excelente maestro. Cuando Takada Sensei murió, me quedé sin maestro, y Kiyama Sensei me aceptó en su dojo. Sin embargo, tomó un tiempo antes de que yo fuera realmente su estudiante. Tuve que pasar por un keiko con él para descubrir qué tipo de persona era, si era el tipo de persona del que quería aprender y emular. Estaba claro por la forma en que trataba a todos, desde los miembros de 70, 80 y 90 años del dojo hasta los miembros de 7, 8 y 9 años, que respetaba a sus estudiantes, los cuidaba y los trataba bien.  También quedó claro, por la forma en que sus alumnos lo trataban, que realmente lo cuidaban. Los lazos al final de la clase no eran superficiales. Los estudiantes de edad escolar se acercaban a él después de la clase para decir “Gracias” y él les ofrecía algún consejo o ayuda con su práctica, y el “Arigato gozaimasu” que provenía tanto de los estudiantes como del Sensei era claramente sincero. Lo que mantuvo las clases en orden y funcionando sin problemas fue el obvio respeto que los estudiantes tenían por su maestro y el maestro por los estudiantes. No me llevó demasiados entrenamientos darme cuenta de que este era un lugar en el que quería estar, con un profesor del que valía la pena aprender.

Respeté a Kiyama Sensei de inmediato, y pronto aprendí a confiar en él también. Sin embargo, no es suficiente que un estudiante confíe en el maestro. El profesor también debe confiar en el alumno. Esto es especialmente cierto en koryu budo donde la transmisión y la continuidad del sistema siempre están en cuestión. Los gendai budo son generalmente grandes organizaciones donde las pruebas y los avances están fuera del control de cualquier maestro. En koryu budo, la transmisión tiene que ver con la relación profesor-alumno. Si el maestro no confía completamente en el estudiante, el estudiante no aprenderá mucho. El profesor no se preocupa solo por ayudar al estudiante a desarrollar y aprender el arte. El maestro debe pensar en la calidad de las personas que serán la próxima generación de maestros en el arte, y que serán responsables del arte después de que el muera. No hay rangos de danes que recolectar, solo licencias (para enseñar). Con cada uno de estos, el maestro le dice al mundo que lo rodea ya los maestros que lo han precedido que esta persona es digna de cuidar y extender esta tradición de cientos de años en el futuro. No es como dar rangos dan por habilidad técnica.

Hay mucho más  en la relación entre el estudiante y el maestro en las koryu budo, porque las artes son generalmente pequeñas y muy cercanas. No están destinados a extenderse lo más lejos posible, como lo son el judo, el kendo, el iaido o el aikido moderno. Así como el estudiante que ingresa en un dojo quiere asegurarse de que el maestro y el dojo sean los adecuados para el, el profesor que observa a los estudiantes debe asegurarse de que cada uno sea el adecuado para la continuación del arte. Esto no es una preocupación cuando el arte tiene una estructura global y un sistema de clasificación con cientos o miles de dojos en todo el mundo. Es una preocupación crítica cuando el arte puede consistir en tan solo un maestro y 4 o 5 estudiantes. Incluso dentro de los sistemas koryu budo más grandes, el estudiante que recibe una licencia de enseñanza es un tema crítico. La preocupación por cómo los nuevos maestros representan el arte y transmiten las preciosas enseñanzas nunca abandona la mente de los maestros actuales.

¿Cómo te ganas la confianza de tu profesor? Comienza por aparecer en cada práctica. Siendo sincero en tu entrenamiento. Siendo honesto, servicial y genuino. Mostrando tu interés por el arte a través de tus acciones. Ayudando con el funcionamiento del dojo. Teniendo cuidado de aprender el arte mientras su profesor lo presenta. No dejes que las palabras “Pero fulano y fulano lo hacen de manera diferente”, nunca salgan de tu boca. Aprender no es un arte competitivo en el que las personas estén buscando la variante más nueva de una técnica para sorprender a alguien.

Una vez que hayas encontrado un maestro digno de pulirte y hayas trabajado arduamente para ser aceptado como su alumno, ¿qué haces para mantener y fortalecer esa relación? Ahora tienes que trabajar más duro. No caer en la trampa de dejar que la práctica con Sensei se convierta en una actividad automática que realizas sin fallar, pero olvidando buscar los tesoros en cada práctica a la que asistes.

He conocido a muchas personas interesadas en técnicas y habilidades físicas, pero que están tan satisfechas con quiénes son que dejan las lecciones más importantes que su maestro tiene para ofrecer en el tatami del dojo, y nunca las toman en serio. Se presentan para cada práctica, pero de alguna manera no logran aprender nada más que técnica. Las lecciones sobre cómo respetar a los demás y a ti mismo, cómo ser un ser humano excepcional, flotan más allá de ellos como una brisa vespertina que ni siquiera despeina su cabello. Entra en cada keiko buscando descubrir los tesoros. Has tenido la suerte de encontrar un buen arte y un buen maestro. Tesoros como estos no estan en cada esquina, y al igual que la plata preciosa, requieren cuidado y tiempo y esfuerzo para pulir y mantener. Ten en cuenta que lo que estas aprendiendo es raro y no dejes que ese regalo que se te ofrece se convierta en un asunto cotidiano. Muestra al Sensei en cada keiko que todos vosotros están presentes ahí y saben que están recibiendo un tesoro maravilloso.

Tu maestro hace un esfuerzo significativo al compartir su arte contigo. Para cualquier buen maestro, la enseñanza no es transaccional. Enseñar es un regalo y una inversión en el alumno. Tu profesor también es una persona. ¿Te tomas el tiempo para saber más de tu maestro y conocerlo no solo como el docente que ves al frente del dojo? Algunas de mis lecciones más preciosas en Budo las he recibido de mis maestros estando fuera del dojo, mientras comen, ríen y comparten. Los grandes maestros son personas excepcionales, tanto en el dojo como en el exterior, pero si no haces el esfuerzo de conocerlos como personas además de como tu maestro, te perderás muchos aspectos extraordinarios de sus personalidades. Comprales una taza de cafe. Acepta gentilmente cuando te quieran comprar una taza de café. Ayuda cuando lo necesiten. Haz una pregunta y presta atención a la respuesta. Escuche cuando quieran hablar sobre algo que no parece estar relacionado con el dojo. Nunca sabes lo que Sensei podría estar tratando de compartir contigo.

¿Quién es tu profesor? ¿Por qué lo elegiste?

¿Dudas, aclaraciones, reprimendas?. Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: