Un grado de algo. El grado dan en Aikido (y II)

Continuamos con la traducción de la entrada de Chris Li en Aikido Sangenkai, de la cuál ya hemos publicado una primera parte referida al origen del sistema de danes y la valoración que de ellos tenía O Sensei. En esta segunda parte, se profundiza en las implicaciones históricas y marciales de este sistema de graduación. Esperamos que os resulte de interés.

Un grado de algo. Los cinturones negros en Aikido (y II)

Cuando Jigoro Kano instituyó el sistema de graduación Kyu-Dan , adoptó un sistema que había estado en uso en el Go japonés desde la década de 1600, cuando fue introducido por Dosaku Honinbo (本因坊 道 策).

Jigoro Kano fue educador de profesión, y trabajó como director de educación primaria para el Ministerio de Educación (文部省) durante varios años. También estaba profundamente comprometido con la modernización del sistema educativo de Japón, que se encontraba en medio de una transición del sistema tradicional de educación en templos (Terakoya Kyoiku / 寺 子 屋 教育) a la Gakusei moderna (学制), sistema de educación inspirado en los métodos educativos occidentales y que fue instituido a partir de 1872.

educación en un templo edo

Educación en un templo en el período Edo

Curiosamente, Morihei Ueshiba, en una especie de resaca de la época Edo, fue enviado a ser educado en un templo budista Shingon a la edad de 7 años. ¿Por qué Jigoro Kano no mantuvo el sistema tradicional de Menkyo?. Varias son las razones:

1) Dependiendo de la Ryu en particular, el sistema Menkyo consiste en un número de entre dos y ocho certificados, más o menos, con  años (a veces muchos años) entre cada uno. Esto es muy adecuado para los adultos, que tienen capacidad de atención a largo plazo y están comprometidos en un período de capacitación que se mide en años, pero no tanto para los niños.

2) En virtud de los sistemas tradicionales Menkyo no existe un sistema de reconocimiento visible para los logros de una persona en el arte (la «estrella dorada» del sistema de cinturón de colores que se ha adoptado en la graduación moderna). Una vez más, muy adecuado para los adultos, que están (o deberían estar) más interesados ​​en aprender un arte que en la publicitación de su destreza en torno a su cintura, pero no tanto para los niños. Sobre todo, no tanto para los niños en un sistema educativo moderno, que se basa en una estructura de grados, rangos y estrellas «doradas». Y eso era realmente el enfoque y objetivo de Jigoro Kano: introducir el Judo en el sistema educativo moderno como una forma complementaria de educación física.

Incluso el «cinturón negro» fue introducido tres años después que el sistema de Kyu-Dan propiamente dicho. Posiblemente, puede haber sido adoptado por Kano a partir un sistema escolar en el que los estudiantes de natación avanzados se diferenciaban gracias a cintas negras que llevaban alrededor de sus cinturas.

El sistema de cinturones de color (por ejemplo, blanco → amarillo → verde → azul → marrón y negro) no fue inventado en Japón en absoluto. Fue introducido en Europa en 1935 por Mikonosuke Kawaishi, quien fue fundamental en la difusión del Judo allí, y más tarde lo trajo de vuelta a Japón. La combinación de colores hace que sea más fácil para los estudiantes el volver a teñir los mismos cinturones. Una vez más, se trataba de un sistema que se introdujo para los niños , y funcionó bien,… para los niños. (Nota: Demetrio Cereijo anota que los cinturones de colores en realidad pueden haber sido introducidas en la London Budokowai por Gunji Koizumi hacia 1927 y más tarde popularizado por Kawaishi)

Para los adultos y como adultos, creo que la mayoría de nosotros tenemos algo de experiencia con los aspectos negativos del sistema de grados. Algunos de nosotros tenemos mucha experiencia con estos aspectos negativos. La pregunta entonces es: ¿qué es lo que nosotros, como adultos, obtenemos de un sistema de este tipo, y vale la pena el precio que pagamos?

Si las respuestas son similares a los mías, entonces la pregunta podría ser: ¿por qué no nos deshacemos de él, como sugiere el propio Yamada? Por supuesto, la mayoría de las organizaciones alientan la existencia de un sistema de clasificación.

En términos de organización tiene sentido: el Aikido ya no es un arte con una única fuente, está disponible prácticamente en cualquier lugar, y si no te gusta un grupo, entonces puedes unirse a otro con relativamente pocos problemas. Realmente sólo hay un elemento de control en estos días que una organización, dojo o instructor tenga sobre sus alumnos, y este es la dispensación de grados. Controlar quién recibe un grado y cuando es el único mecanismo de control sobre los estudiantes, fuera de la voluntad de los propios estudiantes. Algún día puede que la gente despierte al hecho de que todo este mecanismo es imaginario, y que sólo funciona cuando los del dentro del sistema participan en las convenciones creadas por el propio sistema.

Además de tener sentido en términos de organización, también están los aspectos financieros. La mayoría de las grandes organizaciones (e incluso muchas pequeños) sobreviven en gran parte de los honorarios de los exámentes y promociones ofrecidas a sus miembros, lo que puede llegar a los miles de dólares para algunas. Cuando Jigoro Kano introdujo el moderno sistema de Kyu-Dan también abrió la puerta a un potencialmente difícil de ignorar flujo de ingresos, tanto para las escuelas de artes marciales, como para organizaciones de artes marciales.

Lo que nos lleva de vuelta a la primera pregunta: ¿qué obtenemos a partir de un sistema de este tipo, y vale la pena el precio que pagamos? Hablaré a título personal (he tomado dos veces la decisión de salir del sistema de grados, y dos veces he terminado volviendo de nuevo, así que realmente no tengo ninguna buena respuesta).  Las dos veces que acabé volviendo al sistema fueron por la misma razón: la triste realidad del asunto es que la mayoría de la gente en Aikido convencional te trata de manera diferente de acuerdo a tu graduación. Esto a pesar del hecho de que la mayoría de las personas también hablan de cómo en realidad esta no importa.

Es porque tengo una graduación determinada que algunas personas se acercan a  pedir mi opinión sobre el Aikido, pero el tipo que está a mi lado, con simplemente un tercer kyu, es ignorado. No importa que el tercer kyu puede patearme el trasero sin esfuerzo, porque ¿qué podría aprender uno de un cinturón blanco?

 

¿Dudas, aclaraciones, reprimendas?. Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: