El Aikido de Kobayashi Hirozaku: entrevista con André Cognard.

Sobre el Aikido de Kobayashi Hirokazu Sensei

Cómo ya sabéis, en Aikido en Línea nos gusta traeros información sobre el Aikido que descubre aspectos no demasiado conocidos, lo que incluye maestros y líneas interesantes, pero minoritarias. Un ejemplo de este tipo es el Aikido de Kobayashi Hirozaku, 8º Dan y un extraordinario artista marcial cuyo legado pervive en su alumnos. Uno de los más importantes, y director de la organización que los agrupa a todos, es André Cognard, del cual os traemos una entrevista realizada por Stanley Pranin, y publicada originalmente en AikidoJournal.

Para haceros una idea de la calidad del Aikido de Kobayashi Sensei, podéis ver el siguiente, y raro, vídeo, grabado en los años 80 en Francia.

Entrevista con Andre Cognard (I), por Stanley Pranin.

André Cognard nació en Francia en 1954. Tenía 17 años cuando comenzó a enseñar aikido a adultos, con la apertura de cinco dojos en varias ciudades de Francia. Cuatro años más tarde, recibió el diploma del Estado francés para la enseñanza del judo, aikido, karate y kendo. En 1973 conoció a Hirokazu Kobayashi Sensei (1929-1998), discípulo directo de O-Sensei Morihei Ueshiba. Después de veinticinco años de práctica bajo Kobayashi Sensei, André Cognard fue designado sucesor de Kobayashi Sensei como jefe de la Kokusai Aikido Kenshukai Kobayashi Hirokazu Ryu Ha. En 1982 fundó la Académie d’Autónomo Aikido, donde el Aikido se enseña por el método tradicional, así como con el apoyo teórico de la psicología, la filosofía y la medicina occidental y oriental. En 2003, abrió en Bourg Argeñal, Francia, Kobayashi Hirokazu Kinen Aikidojo, dojo tradicional dedicado a su maestro y sede de los Cursos de Formación de Instructores. Cognard Sensei dirige seminarios de Aikido y Aikishintaiso en todo el mundo, y es autor de varios libros sobre artes marciales. Él es también uno de los representantes de más alto rango de la Dai Nihon Butokukai: el título de Hanshi le fue otorgado en abril de 2012, en el Cuarto Butoku Sai Mundial celebrado en el Butokuden en Kyoto, Japón.

andre-cognard

André Cognard

Aikido Journal: Hoy es 24 de junio de 2013 – Estamos aquí en Las Vegas con André Cognard Sensei que viaja para la realización de seminarios en México y en los Estados Unidos antes de regresar a Francia. Uno de los propósitos de nuestra discusión de hoy es realizar una aproximación a Hirokazu Kobayashi Sensei, que era uno de los grandes shihan de la posguerra, y que no es tan conocido como otros fuera de la corriente principal del Aikido. Creo que la razón de que muchos no estén familiarizados con Hirokazu Kobayashi Sensei se deriva de la política y, probablemente, del hecho de que él vivía en Osaka y no en Tokio.

Vamos a hablar de su primera reunión con Kobayashi Sensei, ¿qué te impresionó más acerca de él y cómo esto determina tu carrera en el Aikido?
Cognard Sensei: Yo era poco más que un niño salvaje. Quería hacer artes marciales muy joven, muy, muy temprano. Y mis padres no estaban de acuerdo. Fue muy complicado. No había dojos, el primer dojo estaba lejos, a 50 km (31 millas) de casa. Simplemente no era posible. Tuve que insistir muchísimo para empezar.
Empecé Aikido bajo el CCPA. El CCPA fue la Asociación Culturelle Française d’Aikido (la Organización Cultural Francesa de Aikido); que era el grupo de Nobuyoshi Tamura Sensei en Francia. En ese momento, el grupo de André Nocquet Sensei era el grupo oficial en Francia. Ellos estaban afiliados a la FFJDA. El grupo de Tamura Sensei era quien representaba al Aikikai, pero no era oficialmente reconocido en Francia. Empecé en ese grupo. Y conocí a Tamura Sensei. Tuve la suerte de estar en un dojo donde el maestro invitó a Tamura Sensei y Noro Sensei alternativamente. Los vimos con frecuencia en el dojo. Ahí es donde empecé. También practiqué con Masamichi Noro Sensei en París. Cuando era adolescente, adquirí el hábito de ir a París. Y gracias a Noro Sensei, también conocí a  Katsuai Asai Sensei, que había recalado en París; eran buenos amigos. A menudo estaban los dos juntos. Y allí estaba entrenando todo el día.
Es difícil no criticar, pero en ese momento la atmósfera en los grupos no era buena, había mucha rivalidad.
¿Debido a la política?
Sí, básicamente debido a la política. En mi grupo, se nos dijo que la federación era el enemigo, y no debíamos ir allí. Nos vimos obligados a elegir entre profesores. Teníamos que elegir, en el acto. Cuando eras un principiante, era un poco confuso.
Mi curiosidad me empujó a ir a ver a Hiroo Mochizuki Sensei (hijo de Minoru Mochizuki Sensei). Ya vivía en Francia; practiqué un poco con él. Y entonces llegué a un punto en que no estaba satisfecho. Estaba haciendo judo y karate, y había empezado a hacer kendo en serio. Pero no estaba satisfecho; había algo que no podía entender. Se hablaba de la armonía, etc., y veía rivalidad. Así que casi me decidí a dejar de practicar. Tenía 19 años, y un día que estaba buscandome a mí mismo en el espejo, me decidí: “Ahora tienes que encontrar tu maestro o dejarlo.”
Yo no sé de dónde iba a encontrar ese maestro, así que pensé en André Nocquet. Yo no lo conocía, pero pensé: “Tal vez él tiene algo, ya que todos están de acuerdo en criticarlo. No cumple con mis expectativas, pero todos están de acuerdo en atacarlo. Así que tal vez eso es lo que estoy buscando”. Me mudé a París para dos o tres meses y me fuí a su dojo pensando en verlo. En aquel momento, su dojo estaba en la Rue Servan en Boulogne-Billancourt, una comuna en los suburbios del oeste de París. Ya no existe. Comencé a practicar con él. Era el mismo aikido que había estado haciendo en otros lugares. No pude ver una gran diferencia y me pregunté por qué había tanta crítica hacia él. Yo no podía entenderlo. Después de dos meses pensé que eso es suficiente. Es lo mismo.
Finalmente, me decidí a dejar de practicar aikido. Es por eso que yo había ido a París, así que tomé todo lo que tenía, lo puse en mi coche y me fuí. En la carretera, pensé “no es justo, no estás siendo honesto con Nocquet Sensei; no se lo estás diciendo”. Así que me di la vuelta, fui al dojo y esperé hasta que la clase terminase. Le dije, “Nocquet Sensei, he decidido dejar el Aikido.” Le dije: “He venido a ti porque no te conocía, y no estaba satisfecho.” Tenía el pelo muy corto en aquel momento. Se veía muy preocupado. Así era él. Se frotó la cabeza. Luego dijo: “Escucha, hay un dojo en la piscina en Boulogne; mañana irá un maestro. Se llama Kobayashi, que es octavo dan. Debes ir y verlo, debería gustarte”.

hirokazu-kobayashi-1929-1998

Hirokazu Kobayashi (1929-1998) Fuente: Aikido Journal

Yo nunca había oído el nombre Kobayashi. Octavo Dan era un muy alto rango en ese momento. Tamura Sensei y Noro Sensei no eran 8º dan; eran 6º Dan. Y estábamos constantemente escuchando que Tamura Sensei era el único. O-Sensei tenía un solo discípulo, su hijo espiritual, había que ir a través de él o no se llegaba a ninguna parte en el Aikido. Escuchábamos esto todo el tiempo, y por eso pensé que era extraño. Pensé, hay dos opciones, o bien Kobayashi es un impostor, o me han mentido durante años. Así que necesitaba saberlo. Fui allí y cuando llegué sucedió de manera muy sencilla. Los maestros que había conocido meditaban hacia nosotros. Cuando Sensei llegó a la colchoneta meditó frente al kamiza. Y sólo con verlo caminar, moverse, empecé a sudar y mis latidos se aceleraron, era una emoción fuerte. No se veía como si estuviera caminando sino deslizándose. Se sentía como que estaba sobre las ruedas. Como si no tuviera que mover los pies. Como si fuera una estatua de vuelo sin motor. Se sentó al kamiza, comenzó la meditación, se volvió hacia nosotros, y se inclinó. Cuando se puso de pie y vi su cara, pensé que le conocía. Su rostro parecía tan familiar. Mi primera reacción fue: “¡No es japonés!” Razoné conmigo mismo: “Por supuesto que es japonés”. Se puso de pie e hizo misogi. Era la primera vez que lo veíamos. Te mostraré más adelante lo que hizo, todavía lo hago. Nadie sabía lo que estaba haciendo. Todos nosotros estábamos perdidos. Entonces se detuvo. Él me dijo que viniera, y me dio una señal, de inmediato, directamente.
En ese momento, la gente tenía miedo de él porque tenía esa mirada, corte de pelo militar, un bigote elegante. Era muy agradable, pero la gente tenía miedo de él debido a su look. Enseñaba técnicas, pero un poco como O-Sensei. Hacía nikyo, irimi, shihonage, yoko irimi, etc. Luego se paraba en una esquina, cada uno trabajaba lo suyo, y con muy pocas correciones. Un montón de gente estaba bastante asustada. Después de un rato, cambió mucho. Sonreía mucho, su cabello creció y todo el mundo pensó que era muy agradable. Pero era ambas cosas. Él era muy amable con la gente, en general, en público, etc., pero como un maestro, en una relación estrecha, era muy exigente.
¿Quién lo había invitado a este seminario?
André Nocquet lo invitó. André Nocquet lo invitó en los primeros tiempos. Los primeros seminarios fueron en 1971, 1972, en La Baule y André Nocquet estuvo detrás de ellos.
Me pregunto cómo  Nocquet supo de Kobayashi Sensei.
Creo que se reunieron en Japón. Estoy casi seguro. En Tokio, y Nocquet Sensei fue a Osaka para ver a Kobayashi Sensei. Eso es lo que he oído sobre el tema.
¿Habías encontrado tu maestro?
Sí, fue obvio inmediatamente  para mí.
¿Desde un punto de vista práctico de formación cómo cambió tu vida?
Al final del seminario me emocioné, por varias razones. En primer lugar, porque él me llamó, aunque había un centenar de personas. Me pareció tan increíble. Parecía que era la respuesta a mi sueño, mi búsqueda de mi maestro… . así que estaba encantado. Pero también hubo algo que me sorprendió. Cuando eras Uke por lo general se caía porque era doloroso, porque uno se veía obligado a caer. De inmediato me hizo un nikyo y un irimi. Eso es lo primero que me hizo. ¡PAM! ¡PAM! Y yo no podía entenderlo. No podía entenderlo, estaba en el suelo y luego suspendido horizontalmente en el aire, un metro por encima del suelo. No sentía dolor, no sentía nada. Ese era su Aikido. Era típico de lo que hacía. Y me sorprendió mucho. ¡Fue increíble! Era otra clase de Aikido.
Fui a verlo al final de la clase, había un intérprete y le pidió que tradujera. Yo estaba entusiasmado: “Es increíble, maravilloso, me dice lo que debo hacer y lo haré”. Él escuchó, me miró y dijo “pfff” y se fue.
Y ese fue el comienzo de algo muy duro. Yo había puesto mi mente en  estar en todas los sitios a los que acudiese en Europa. Y lo hice. Pero nunca me veía, excepto cuando era uke, porque yo era uke. Pero fuera de la colchoneta, yo no existía. Hasta el día que me señaló en el final de la clase. Hizo una señal, hop, y yo lo seguí. Luego me llevó a un restaurante, nos sentamos y empezamos a hablar en un japonés que no entendía en absoluto.
¿Qué edad tenía?
Yo tenía 19 años cuando lo conocí. Habló japonés durante horas y horas y horas. Poco a poco, comprendí y poco a poco comencé a hablar. Nunca estudié japonés. Nunca estudié una palabra porque nunca he tenido tiempo. Estaba tan atrapado trabajando con él que ni siquiera tenía tiempo para aprender. Me dijo: “Ahora tienes que venir a Japón.” Así que fui a Japón. La primera vez me quedé tres meses. Cuando volví me dijo que no necesitaba más un intérprete: “Tú traduces.” “Pero Sensei, no soy capaz de traducir” “Intuición.. Si no entiendes intuitivamente, nunca vas a entender nada. Si entiendes intuitivamente incluso si te equivocas te van a entender. Si no entiendes intuitivamente, puedes traducir como quieras, que no te van a entender “.
Siempre era así. Necesitas sentir, intuir, sentir, intuir. Ese fue realmente su punto de vista sobre la transmisión.
Y en Japón comenzaste a estudiar japonés en serio.
Nunca estudié japonés.
¿Nunca?
Nunca. Me hablaba, al igual que mi madre me hablaba en francés. Me hablaba, y eso es todo.

hirokazu-kobayashi-demonstrating-pin

Demostrando una inmovilización (Fuente: Aikido Journal)

¿Nunca estudiaste ortografía?
Nada. Nunca estudié… . Un poco katakana e hiragana y algunos kanji. Él me hablaba; eso es todo. En un principio, utilizaba una gran cantidad de Osaka-ben, el dialecto de Osaka, pero yo no lo sabía. Cuando estaba con gente de otras áreas, no entendía lo que querían. Se reían y me decían: “No, eso es Osaka-ben.” Después, me lo explicaron, pero me tomó un poco de tiempo.
¿Había otros europeos en el dojo?
No, en ese momento no.
¿Fue el Buikukai?
Sí, era el Buikukai. Allí estaba el Centro de Budo, y el Showacho dojo pero la mayoría de los entrenamientos se llevaba a cabo en las universidades.
¿Cuando fuiste a Japón ya tenías varios dojos en Francia e Italia?
Cuando empecé a ir a Japón había empezado a enseñar en Italia, pero no tenía un dojo, no tenía un grupo en Italia todavía. Enseñé en los dojos de otras organizaciones. En Francia, sin embargo, sí que había abierto varios dojos. Tenía un carácter fuerte así que era bastante hiperactivo. Hice un montón de cosas.
¿Él empezó a ir a los dojos de su grupo, en exclusiva, o también iba a otros?
Él no sólo iba a mis dojos, gracias a Dios. En 1977, un día cuando estábamos juntos, me preguntó algo y dijo, “¿De verdad quieres hacer Aikido?” Sentí que eso es todo lo que estaba haciendo, así que estaba sorprendido por su pregunta. Le respondí: “Por supuesto, Sensei, yo realmente quiero hacer aikido.” “A partir de ahora, te convertirás en un profesional.” Ese era su punto de vista. Si es tu medio de vida, realmente trabajas y te comprometes. Él también tenía otro punto de vista: para ser un buen profesional necesitar tener “hambre”. En ese momento, en Francia, sabía que sería imposible, que era terrible, no había profesionales. Creo que él sabía que lo haría de todos modos. Realmente fue una odisea.
En 1981, me dijo: “Mira, si realmente quieres desarrollar mi Aikido, yo creo que hay que dejar el sistema federal. No va a ser posible dentro del sistema federal. Tienen una visión deportiva y hay que adoptar un punto de vista tradicional: un dojo, un maestro y discípulos. Las personas no tienen que hablar entre ellos para saber qué hacer”. El dijo:” Si quieres, te voy a dar algunas pautas, pero hay que crear algo independiente”. Luego, en 1981, le dije que sí. Tuve 5 dojos que constantemente atendía, incluyendo uno muy grande en Lyon, donde había alrededor de 180 personas. Así que le dije que sí, lo crearé, pero antes necesito maestros cualificados. Lo primero que creé fue una escuela de formación de profesores que todavía existe. Llevé a los estudiantes de más edad y trabajamos lo que teníamos que trabajar para entrenar de forma eficiente a maestros. En 1982, se registró oficialmente la Academia Autónome d’Aikido (Academia Independiente de Aikido) conocida como 3A. Eso nos convierte en la más antigua organización de Aikido en Francia hasta hoy.
¿Esta entrevista será publicada en Inglés por lo que podría explicar la dinámica de las organizaciones francesas? ¿En ese momento estaba el Aikido en la federación de judo? ¿Cuando usted se convirtió en independiente, independiente de qué?
Hasta 1972, creo que la federación oficial fue la FFJDA. Tal vez por un poco más de tiempo, no puedo recordar exactamente. Luego estaba la UNA, la Unión Nationale d’Aikido (Unión Nacional de Aikido). Hubo un intento de unificar a Tamura Sensei, Nocquet Sensei, y las escuelas de Mochizuchi Sensei que fracasó después de unos meses. Era 1975. Recuerdo muy bien que dio lugar a una ruptura muy rápida. Mientras tanto, el grupo de Tamura Sensei fue aprobado oficialmente. Ese fue uno de los desarrollos.
El grupo de Nocquet Sensei pasó a la clandestinidad, a la ilegitimidad. En cuanto a Mochizuki Sensei, creo que había perdido toda esperanza respecto al mundo del Aikido y había avanzado en su propio camino. No sé cual era el nombre de la federación en ese momento.
Así que me fui de la federación oficial para crear 3A. No fue fácil. Mis intenciones fueron mal interpretadas y me criticaron y atacaron. Pero yo seguía mi camino, el que Kobayashi Sensei me mostró. No me importaba lo que los demás pensaran de él en ese momento. No estaba interesado en su punto de vista. Sólo estaba interesado en el suyo.
Sé que después hubo diplomas estatales. Eso fue antes … .
Yo ya tenía un diploma de Estado. Era un instructor certificado desde el año 1975. En ese momento había tres niveles, tuve el tercer nivel como profesor de judo, aikido, karate, con una opción de Aikido. Lo conseguí en septiembre de 1975.
Tenía el derecho de enseñar aikido profesionalmente.
Sí, exactamente.
¿Es para toda la vida?
Sí. Es un diploma de Estado, un título profesional.

Hirozaku Kobayashi y André Cognard

Hirozaku Kobayashi y André Cognard (Fuente: Aikido Journal)

Así que creó la Academia de Aikido Independiente siguiendo la sugerencia de su maestro.
Sí. No era una orden. Él siempre fue muy cuidadoso de no constreñirnos. Pero nos animaba. En realidad me ayudó mucho. Por ejemplo, la creación de hojas de trabajo para los exámenes de rango. El listado de las técnicas de los diferentes niveles kyu. Estuvo involucrado en nuestro desarrollo … .
Él era de Osaka.
Sí.
Son expertos en negocios, ¿no es así? Es una ciudad de comerciantes. Tal vez tenía algún conocimiento… .
Es posible, pero a nivel personal nunca estuvo interesado en el dinero. Si organizamos un examen, nos cobraba una pequeña cuota, pero nunca nos pedía una parte. El dinero se quedaba en el grupo. Nunca tuvo nada. Era muy especial, diferente. Cuando venía a dar un seminario, intentábamos determinar una tarifa, pero nunca decidía nada. Me decía: “Todo depende de ti, haz lo que quieras.” Ya sea que le hubiese dado 500 euros o 5000 … me decía gracias, muchas gracias. No era su problema, de verdad. A este respecto era muy libre. Fue muy sorprendente.
En Francia, desde el punto de vista japonés, estaba Tamura Sensei, Noro Sensei en París, y Tada Sensei en Italia. Creaste una organización independiente a la que iba un maestro japonés, y sin decir nada al Hombu Dojo. ¿Creó problemas?
Sí, creó problemas con el Hombu Dojo, no para mí, sino para Kobayashi Sensei. Su posición era que las personas eran libres de enseñar donde querían. Decía: “El Hombu Dojo no era la voluntad de O-Sensei. El Hombu Dojo fue independiente de la voluntad de O-Sensei. O-Sensei no se opuso a él, ya que era su hijo. Pero O Sensei realmente no estaba de acuerdo. Y O Sensei siempre consideró que uno tenía la libertad de enseñar. Así que como soy ante todo un estudiante de  O Sensei, no estoy interesado en lo que piensa el Hombu Dojo “.
En Japón, por lealtad hacia la familia Ueshiba, a Japón y los principios japoneses, llebava a cabo exámenes para el Aikikai. Pero tenía muy poco contacto, contacto real. Me decía: “Esa es la expresión de mi lealtad indirecta hacia O-Sensei y la familia Ueshiba. Pero aparte de eso, yo no respondo ante nadie. Hago lo que hago porque O-Sensei lo hubiera hecho así, habría pensado de esta manera”. Y él me animó a hacer lo mismo. Esta es la razón, sobre todo en Francia, en realidad sólo en Francia, por la que no tengo una buena reputación. La gente piensa que porque no estoy dentro del sistema no soy serio. Pero es el sistema francés el que no es serio.
He capacitado maestros en diferentes organizaciones, en Italia, en Suiza, en Alemania. He entrenado personas en la India, Indonesia, y en otras partes, en todas partes, pero en Francia argumentan, esto es Francia. Francia y los franceses.
Creo que Francia es el país donde hay el mayor número de practicantes de Aikido.
Eso he oído.
Más que Japón, más que los Estados Unidos. Pero oficialmente el gobierno controla todo. Un americano, no podría enseñar Aikido en Francia.
No, no sin un diploma de Estado francés.
Aunque existe esta restricción, ¡un país de tamaño medio es el que tiene más practicantes! ¿Cuál es tu opinión sobre este tema?
En primer lugar, creo que las estadísticas francesas son exageradas. Creo que son muy exageradas.
¿Mucho?
Francamente, creo que sí. Hace unos años se anunciaron 20 o 25 mil practicantes. De repente se subió a 30, 40, 60,000. Creo que es muy exagerado. No sé cuáles son sus fuentes, pero realmente me gustaría saber de dónde viene la información. Realmente me gustaría saber, yo no les creo. Si hubiéramos desarrollado clases para niños en la guardería como en el judo, entonces yo lo entendería. Estadísticamente, los números de judo aumentaron dramáticamente porque los padres que no sabían qué hacer con sus hijos los registraban en esas clases. Pero este no es el caso del Aikido. Así que no veo cómo, o me perdí parte de la historia, ese número núcleo podría haberse duplicado o triplicado. Pongo en duda las estadísticas. No estoy diciendo que esté en lo correcto, sólo estoy diciendo que tengo mis dudas. Ese es mi primer punto.
El segundo punto es ¿por qué Francia? Creo que hay muchos más judokas en Francia que en el resto de Europa y Estados Unidos, karateka también, y hay más kendoka en Francia que en otros lugares. Creo que hay algo un poco especial en el espíritu francés que es consistente con las artes marciales. Di una conferencia en Japón como parte del 150 aniversario de la amistad franco-japonesa. La Embajada de Francia me había invitado a dar una conferencia sobre budo y el espíritu francés. Le di la conferencia en francés con un intérprete. Tal vez hay algo en el espíritu francés, no sé, no puedo detectarlo. Soy francés por lo que es difícil para mí saberlo. Sé que, en general, los franceses son pendencieros, generalmente pretenciosos y arrogantes … . (risas). ¡Pero es cierto! Te digo esto porque cada vez que me encuentro con ellos en el extranjero me molesta. Me da vergüenza, sobre todo en Japón, donde me da vergüenza decir que soy francés. No respetan nada. ¿Esto les anima? Es un poco ambiguo. ¿Tal vez saben que son tan rebeldes que necesitan disciplina japonesa? Ese fue mi caso. Yo era tan desordenado que realmente necesitaba un marco estricto. Tal vez sea la razón de porqué me sentí atraído por él y el por qué los franceses se sienten atraídos por las artes marciales japonesas. No lo sé. O bien es todo lo contrario; son tan pendencieros, tan impulsivo que al final les viene al pelo. No lo sé.

¿Te ha gustado este artículo? Dale a Me Gusta usando Dropcoin.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Entrevista con André Cognard sensei (y II): entrenando con Kobayashi Sensei

¿Dudas, aclaraciones, reprimendas?. Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: